Un problema no menor en los corredores.

07.06.2013 16:34

Un problema no menor en los corredores.

 

El dolor ciático se origina en un proceso irritativo del nervio o de alguna de las raíces que lo originan, generalmente la quinta raíz lumbar o la primera raíz sacra.
Este dolor se caracteriza por ser agudo y seguir el recorrido que hace el nervio ciático desde la parte baja de la espalda hasta la pantorrilla.
Para muchos que experimentan la ciática, este dolor puede ser tan fuerte que es en ocasiones, hasta incapacitante.


El nervio ciático


El nervio ciatico es un nervio del plexo sacro, largo y ancho. Comienza en la pelvis, va hasta la parte superior de los muslos por los cuales continúa y se divide en dos pequeñas ramas detrás de la rodillas que van hasta los pies.
Dado a su recorrido y a su tamaño, el nervio ciatico es vulnerable a la compresión, provocando en tal caso una inflamación y gran dolor.

 

Síntomas de la ciática o ciatalgia
La ciática da un dolor caracteristico en la parte baja de la espalda que se prolonga hasta la parte trasera de la pierna
Dolor que empeora al inclinarse, toser o estornudar
Disminución de la sensibilidad en el camino que sigue el nervio ciático. Aunque también existen casos de ciática donde el paciente refiere, por el contrario, hipersensibilidad en la zona.
Pérdida de la función motora de algunos músculos (por ejp a la persona se le dificultara pararse de puntillas o extender la rodilla).
Contractura muscular de musculatura aledaña, por ejp en el área lumbar.

 

Etiopatogenia de la ciatalgia o ciática


La ciática puede tener múltiples causas, especialmente de carácter compresivo, y por ende afectar al nervio ciático o a sus raíces.


La mayoría de los casos de ciática se deben a  la compresión de la raíz nerviosa dentro del canal raquídeo, por hernias del disco intervertebral o por otras causas de naturaleza ósteo-articular, como un pinzamiento del nervio.


Las raíces que dan origen al nervio ciático, al emerger del saco dural, tienen una trayectoria hacia abajo o hacia afuera y pasan por un espacio relativamente estrecho situado entre el cuerpo vertebral y el disco intervertebral, por una parte, y la articulación interfacetaria, por la otra, antes de pasar por el agujero de conjugación. Lo cual hace al nervio susceptible a una presión inadecuada, que le puede ocasionar irritación.


Causas de Ciática o Ciatalgia
Trauma directo en los glúteos o muslos (a menudo por una inyección en los glúteos).
Presión externa prolongada en el nervio o presión por estructuras corporales próximas.
Las Fracturas de pelvis tienden a generar problemas como la ciática
Heridas de bala.
La ciática también puede desencadenarse por Inyecciones intramusculares en los glúteos.
Estar sentado o acostado por tiempo prolongado con presión en los glúteos.
Enfermedades sistémicas que causan polineuropatía (daño a múltiples nervios), como la diabetes mellitus.
Presión por presencia de un tumor, absceso, hernia de disco, o sangrado en la pelvis.
En muchos casos, no se puede identificar la causa.


Diagnóstico
EMG (registro de actividad eléctrica en los músculos).
Pruebas de conducción nerviosa (VCN).
Pruebas funcionales positivas: Lassegue (Straight leg raising test).
Signo de bonnet positivo.
Signo de lasegue en sedestación.
Signo de Lasegue cruzado (signo de lasegue Moutaud Martin).
Signo de Bragard positivo.
Es buena practica realizar la prueba diferencial según laségue para la diferenciación entre ciática y dolor de cadera.

 

Tratamiento


Para que el tratamiento de la ciática sea efectivo se debe saber con claridad la causa de la ciática.  El tratamiento siempre va orientado a buscar la máxima recuperación de la funcionalidad de la zona afectada.


El tratamiento conservador fisioterapéutico incluye:
Masaje liberador del nervio ciático.
Criomasaje.
Masaje descontracturante.
Control del dolor mediante impulsos eléctricos.
Electroterapia.
Ejercicios para el mantenimiento o recuperación de la movilidad y fuerza física.
Orientación en el uso de aparatos ortopédicos, si son necesarios:
Otras veces se requiere de intervención quirúrgica para remover la causa de  la ciática. Estas intervenciones pùeden ir desde la microcirugía al disco, disectomia (quitar parte del disco), laminectomía (ampliar parte de donde sale la raiz nerviosa), y otras técnicas más novedosas como el implante de discos artificiales para sustituir el disco dañado si es el caso.

El tratamiento farmacológico incluye analgésicos y antiinflmatorios.
Muchos otros medicamentos pueden reducir los dolores punzantes que experimentan algunas personas como por ejemplo: fenitoína, carbamazepina o los antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina.
Los esteroides pueden ayudar a reducir la inflamación relacionada con el disco herniado, pero, en lo posible, se debe evitar o minimizar el uso de estos medicamentos para reducir el riesgo de los efectos secundarios producidos por ellos.


Prevención de la ciática
Higiene postural de columna.
Mantener un peso adecuado.
Hacer ejercicios que fortalezcan la espalda y el abdomen.
Evitar estar sentado por tiempo prolongado.
Evitar traumas en la zona lumbar, glúteos o pelvis.

 

Fuente:
http://www.terapia-fisica.com/ciatica.html